• Una experiencia macanuda

    Los 54 chicos de la Casa del Niño de Quilmes -en Bernal Oeste, Gran Buenos Aires-, visitaron la muestra “Todo es Macanudo” del artista Liniers en el Centro Cultural Borges (Galerías Pacífico) de la capital.

    Seguir leyendo
  • Goles que son potreros

    El fútbol es un juego, y la iniciativa Un gol, Un potrero, también. Un juego en serio, porque cada vez que la Selección Argentina de fútbol convierte un tanto, automáticamente se transforma en un potrero en algún centro vecinal, escuela o club de barrio de nuestro país. Desde 2011 se llevan entregados 289.

    Seguir leyendo
  • Rogelio Polesello en Casa Naranja

    Rogelio Polesello (1939-2014) es uno de los artistas más significativos de la segunda parte del Siglo XX en Argentina y es, además, el protagonista de la Primera Muestra de Arte de Casa Naranja. “Geometría sensible” consta de doce pinturas sobre tela realizadas entre finales de  los años ‘70 y principios de los ‘90, y dos […]

    Seguir leyendo
  • Colita de cuadril rellena y vegetales asados

    Ingredientes: 1 colita de cuadril 1 morrón rojo 1 morrón amarillo 1 morrón verde 1 zucchini 150 g de queso parmesano en trozos 2 cucharadas de hierbas frescas (romero/ tomillo/ orégano) 3 dientes de ajo 4 papas medianas 3 batatas 3 cebollas moradas Sal y pimienta c/n Aceite de oliva c/n Por Santiago Giorgini

    Seguir leyendo
Comentarios 0

31 Mayo de 2017

Categoría clik! digital

¡Encontrá el error y participá por una tablet!

ABRAZOS DE VACA

Si el estrés es un problema, hay una nueva técnica y un lugar en el que se puede encontrar un oasis: la granja de la familia Zwygart, en Tenniken, Suiza. Allí, Sibyle desarrolló una técnica basada en abrazar vacas.

Sin embargo, no fue la primera, porque en Holanda, también se utiliza la estrategia de abrazar vacas para bajar el ritmo de vida y relajarse. “Las vacas son especialmente adecuadas para abrazar, porque les gusta el contacto corporal y son animales tranquilos.

Justamente, esa naturaleza pacífica ayuda a las personas que se acercan a ellas a relajarse”, explica Sibyle Zwygart. Una sesión de mimos comienza con una breve introducción teórica, donde los visitantes aprenden sobre los animales y conocen las actibidades rurales.

Luego, van conociendo mejor a estos mamíferos y ganando su confianza con palmaditas y limpieza. Una vez afianzada la relación, llega el momento de los abrazos. Las sesiones completas duran aproximadamente dos horas y -aseguran- ¡son geniales!

¿ENCONTRASTE EL ERROR?

Para participar hace click acá 

¡PODÉS GANAR UNA TABLET! 

3.304 Lecturas
Y vos, ¿qué opinás?

Notificarme de nuevos comentarios via e-mail